Home Noticias en Español El Ministerio de las Escuelas Católicas

El Ministerio de las Escuelas Católicas

298

Aunque estoy fuera de la Diócesis esta semana para dar informes de nuestra Diócesis al Papa Francisco y su administración en Roma, deseo agradecer la celebración de la Semana de las Escuelas Católicas. Mientras celebramos este importante ministerio de nuestra Iglesia, soy consciente de la gran bendición que las Escuelas Católicas han sido para nuestras familias, nuestras comunidades, para la vida pública y privada, y para nuestro país. Las Escuelas Católicas han educado a líderes en la vida pública y en la industria privada. Han fortalecido los matrimonios y formados padres llenos de espíritu y decididos. Las Escuelas Católicas han ayudado a formar comunidades de alegría en el aprendizaje, de respeto mutuo, de exploración de las leyes del mundo natural, de respeto y admiración por las leyes del amor y la verdad de Dios, y una sensación de asombro en el universo creado por Dios.

Si bien hay muchas cualidades que conforman las Escuelas Católicas, destaco tres: Identidad Católica, Sostenibilidad y Accesibilidad.

Identidad Católica: las Escuelas Católicas deben ser católicas. ¿Qué quiero decir con esto? No significa que todos los que participan en la misión y los frutos de la educación católica deben ser católicos. No. Las Escuelas Católicas están abiertas a todos los que reconocen el valor de una educación católica. La Identidad Católica significa que debemos ser católicos de principio a fin. Frente a la doctrina que enseñamos, a la tradición en la que adoramos, al alcance a la humanidad que practicamos, debemos ser católicos. Como católicos no hacemos proselitismo: no forzamos ni presionamos a las personas para que acepten el catolicismo. Más bien, vivimos la fe en la alegría y ofrecemos un testimonio de esperanza al mundo.

Sostenibilidad: el ministerio de las Escuelas Católicas es tan importante que es fundamental que garanticemos la sostenibilidad de estas instituciones para futuros estudiantes y generaciones. Es fácil sentirse cómodo en la estructura de una institución, de modo que, desafortunadamente, no pensamos si esa estructura es sostenible en el futuro. Los administradores y las juntas deben pensar si es necesario modificar la estructura de una escuela, o si necesita una nueva dirección o estrategia, para la sostenibilidad en el futuro. Estoy muy agradecido con nuestros muchos párrocos, miembros de las mesas directivas y administradores escolares por el trabajo perspicaz y valiente que han hecho y continúan haciendo a este respecto. Los datos pertinentes son los más importantes para evaluar las necesidades de las escuelas en el futuro.

Accesibilidad: parte del legado y la herencia de las Escuelas Católicas en los Estados Unidos ha sido proporcionar educación católica de calidad a las familias trabajadoras e inmigrantes. De esta manera, las escuelas católicas han brindado ayuda a innumerables familias e individuos en la sociedad, preparándolos para el liderazgo en las familias, la comunidad y la sociedad. Es importante que nuestras escuelas permanezcan accesibles para las familias de todos los orígenes socioeconómicos. Las Escuelas Católicas han jugado un papel importante en la preparación de un liderazgo de calidad del cual nuestro país se ha beneficiado por generaciones. Estoy agradecido a nuestro liderazgo escolar por brindar becas a familias con necesidades financieras. Tenemos la intención de continuar proporcionando y aumentando las becas necesarias a nivel Diocesano para familias merecedoras.

¡Una Bendita Semana de las Escuelas Católicas para Todos!

Obispo Oscar Cantú