Home Noticias en Español ¿Podría una Citación Posiblemente ser una Buena Cosa? Sí

¿Podría una Citación Posiblemente ser una Buena Cosa? Sí

206

Por el Padre Hao Dinh, Vicario General, y Joshua Bennett, Abogado Oficial Diocesano

El 9 de diciembre, la Diócesis de San José, junto con otros cinco diócesis en California, recibió citaciones administrativas de la oficina del Procurador General de California solicitando documentos relacionados con la notificación obligatoria de denuncias de conducta sexual inapropiada con menores por parte de clérigos y laicos dentro de la Diócesis desde 1996 hasta el presente.

A primera vista, la palabra “citación” puede ser sorprendente para algunas personas. Sin embargo, la Diócesis de San José lo ve como otra oportunidad para que revisemos nuestros protocolos para proteger a todos los hijos de Dios, lograr justicia y fomentar la curación para aquellos que han sufrido abusos.

Antes de recibir la citación, las Diócesis proporcionaron al Procurador General más de mil documentos que no afectaron los derechos de privacidad de las victimas/sobrevivientes ni ignoraron las leyes laborales estatales y federales con respecto a los archivos de personal y los registros de voluntarios. Estos documentos se proporcionaron en respuesta a la revisión administrativa a nivel estatal iniciada por el Fiscal General en mayo del 2019.

Nosotros, la Diócesis de San José, creemos que proteger a todos los niños, jóvenes y adultos vulnerables y lograr justicia, reconciliación y curación para todas las víctimas/ sobrevivientes es nuestro deber sagrado. Cuando las víctimas/sobrevivientes se comunican con nosotros, nos comprometemos a acompañarlos en una vida de sanación. Mantenemos la confidencialidad para todos los que informan conductas inapropiadas pasadas, al mismo tiempo los alentamos a compartir sus historias con las fuerzas del orden.

Tenemos la responsabilidad de proteger la privacidad y los derechos legales de las victimas/sobrevivientes, empleados laicos, voluntarios laicos y clérigos. En este sentido, una citación puede ser buena y preferible a una solicitud informal de documentos sin protección legal. Respalda nuestro objetivo compartido de garantizar que la seguridad por nuestros niños funcione como deberían, al tiempo que protege los derechos de privacidad de las víctimas/sobrevivientes y cumple con las leyes laborales estatales y federales.

Creemos que, al aprender del pasado, podemos lograr una verdadera sanación para las víctimas/sobrevivientes y nuestra Iglesia. Publicamos nuestra lista de clérigos acusados con credibilidad el año pasado, la actualizamos y ampliamos hace seis meses después de una revisión independiente de los registros diocesanos.

Brindamos servicios exhaustivos y atención continuo a las víctimas/sobrevivientes de abuso sexual y alentamos a cualquier persona que no haya acudido previamente a hacerlo, primero, contactando a las autoridades locales: departamento de policía u oficina de sheriff; y segundo, haciendo un reporte a nuestra Oficina de Protección de Niños y Adultos Vulnerables, sin cargo al (844) 372-1691 o en línea a través de un sitio de terceros,
opcva.ethicspoint.com.

Trabajamos incansablemente para garantizar un ambiente seguro para todos los hijos de Dios. Somos enérgicos en nuestros esfuerzos para prevenir el pecado devastador del abuso sexual promoviendo la conciencia, exigiendo responsabilidad y demostrando transparencia.

Todos los obispos, sacerdotes, diáconos, empleados y voluntarios que trabajan con niños o adultos vulnerables deben someterse a una verificación de antecedentes penales, completar una capacitación en entornos seguros cada tres años y cumplir con un código de conducta establecido.

Todas las escuelas católicas y los programas parroquiales de formación en la fe ofrecen capacitación anual apropiada para la edad de los estudiantes sobre seguridad interpersonal y prevención del abuso sexual.

Nos sometemos a una auditoría anual independiente para garantizar el pleno cumplimiento de los artículos de protección descritos en la Carta Nacional para la Protección de Niños y Jóvenes y las Normas Esenciales y la Declaración de Compromiso. Hemos pasado esta auditoría todos los años desde su inicio en 2002.

Creemos en hacer lo correcto. Nos adherimos estrictamente a la póliza de cero tolerancia y notificamos de inmediato a los servicios policiales y de protección infantil cuando se denuncia  el abuso, siguiendo las leyes obligatorias informadas. Cooperamos con la policía durante cualquier investigación necesaria.

No seremos complacientes. Nos comprometemos a seguir trabajando incasablemente para proporcionar un entorno seguro y acogedor para todos y fomentar un camino de curación y reconciliación para aquellos que han sufrido abusos.

Conozca más sobre lo que ha hecho y está haciendo la Diócesis de San José tras el escándalo de abuso del clero visitando www.dsj.org/safe-environment/promise-to-protect-pledge-to-heal.