Home Noticias en Español Santa Marta Como Ejemplo – Parte II

Santa Marta Como Ejemplo – Parte II

561

Parte III

Por Alberto Garcia

A veces  olvidamos terminar los relatos evangélicos, citando algunos a santa Marta como ejemplo de activismo sin mucha fe. En cambio, el Evangelio trata a Marta de manera diferente, y su consideración está a la altura de sus hermanos, María y Lázaro.  La profesión de fe de Marta nos recuerda en mucho a la de Pedro, considerando que la de Marta se produce en un de momento dolor personal, e incluso con un cierto reproche hacia el mismo Jesús. “Si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto”. (Juan 11:21). En cambio Marta ante la misma gente que sabía que Jesús no había subido a tiempo y no había obrado el milagro, dice: “Si, Señor; yo creo que tu eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo”.  (Juan 11:27).  Una profesión de fe así, no puede venir de una mujer superficial. Esta fe viene del profundo conocimiento de Cristo, de un servicio que ha generado fidelidad y viceversa, hasta el extremo de creer contra toda esperanza. Realmente, Marta había encontrado aquella cosa que es la única necesaria, sólo le hizo falta que fuera el motivo de toda su vida. Ojalá que los acólitos(as), imiten su fe y su servicio, imitándola a ella en su ministerio, para que puedan hacer una gran labor toda ella impregnada de una gran fe.

Preguntas de reflexión

  • ¿Cómo debe ser la preparación de un acólito(a) en esta Cuaresma y Semana Santa?
  • ¿Cómo debe ser su actitud para que las personas que asisten a la Eucaristía y a otras celebraciones litúrgicas tengan su encuentro con Jesús?
  • ¿Cuáles deben ser las cualidades de un acólito(a)?

Lupita Vital C. | Vital@dsj.org
Directora del Apostolado Hispano