Home Noticias en Español ¿Qué papel representan los acólitos(as) en la Liturgia? – Parte II

¿Qué papel representan los acólitos(as) en la Liturgia? – Parte II

719

Parte II – LA VOCACION DEL ACOLITO(A).

Por Alberto Garcia

Pensando en la Semana Santa, que ya se aproxima y que muchos de ustedes realizaran muy diversas funciones, para que los oficios pascuales sean celebrados, les propongo a reflexión una serie de puntos que seguro han meditado muchas veces:

• Primero, debemos darnos cuenta del don que hemos recibido. Como laicos, nuestra disposición es la más cercana al Señor, a su altar, a su sagrario, a su presencia real entre nosotros. Sólo tenemos que leer el Evangelio para ver cómo en sus viajes la gente quería estar cerca de él: Zaqueo, la hemorroísa, la Magdalena, los niños, y los leprosos. Lo buscaban para tocarlo y estar cerca de él. Los acólitos(as), están ahí para vivirlo con el mismo sentimiento. Sería muy triste que, siendo tan afortunados, reduzcamos nuestra función a una mera presencia funcional, done sostenemos, limpiamos y algo más. Estamos ahí para servirlo, y no hay mejor Señor.

• Segundo, el ministerio no es contemplativo, es activo y dirigido primero a Dios, pero también a los asistentes. La Liturgia habla de Dios al corazón de los hombres y mujeres, resuena la palabra del mismo Cristo y en ella se entrega a la humanidad. ¿Quién no entiende que la luz ilumina, que el agua limpia, que el incienso huele y asciende? La Liturgia es un tesoro de innumerables gestos, símbolos, palabras, hechos, que tienen la capacidad de hablar por sí solos de innumerables formas. Es la primera manera de evangelizar al pueblo. Y los acólitos(as) estamos ahí para que el Señor brille en todo su esplendor.

• Tercero, el carácter de servicio, evidente en el aspecto funcional, pero también lo debe ser en el espiritual. Hemos sido llamados a servir, y en el servicio laical más noble que existe. Debemos ser conscientes que servimos a Dios ay a los hombres y mujeres, tal y como fue su mandato.
En la Diócesis de San Jose, tenemos acólitos(as) muy capaces de hacer sus labores con una gran intensidad espiritual. Adultos, jóvenes, niños y niñas sirven cada fin de semana y en los Tiempos Litúrgicos fuertes a cada parroquia diocesana con gran alegría. Es hermoso verlos llevar la cruz en la procesión de entrada y servir durante la Eucaristía.

En la siguiente edición várennos. Martha como ejemplo a seguir.