Home Noticias en Español Semana de las Escuelas Católicas – del 31 de enero al 6...

Semana de las Escuelas Católicas – del 31 de enero al 6 febrero de 2016

640

BishopMcGrath-thumbnailEstimados Feligreses,

Durante la Semana de  las Escuelas Católicas de 2016, estamos llamados a ser conscientes del deseo del Papa  Francisco que este año estará marcado como el  Año Santo de la Misericordia. En su carta anunciando este año, el Santo Padre nos recuerda que Jesucristo mismo es el rostro de la misericordia del Padre, y la misericordia es el primer atributo del amor de Dios.

La misericordia es un regalo que recibimos, por lo tanto, también debe ser un regalo que damos. Para conocer la misericordia de Dios en nuestras propias vidas se abre en nosotros una gran capacidad para mostrar la misericordia a los demás. Algunos creen que la misericordia es un signo de debilidad, una indicación de que estamos  menos firmes en nuestras relaciones con los demás. Nada podría estar más lejos de la verdad. La misericordia concedida a los demás es un signo de fortaleza, que fluye desde el depósito del perdón y el amor que nosotros mismos experimentamos.
La Educación Católica se dedica a la búsqueda de la excelencia académica en el marco de nuestra fe. Con el beneficio de las Escrituras y de la Tradición Católica. Se puede hacer referencia a las muchas maneras en que Dios está trabajando, incluso ahora en las vidas de los estudiantes. Ser llamado a ser “misericordioso como el Padre,” la Educación Católica puede llegar a ser una “Escuela de la Misericordia”, en el que los valores del perdón y la reconciliación se modelan y se practican. Del mismo modo, los educadores católicos tienen una capacidad maravillosa de ser “maestros de la Misericordia.”

La Educación Católica es una de la más noble tarea de todos los ministerios de la Iglesia. Vamos a cumplir con los desafíos de hoy y continuemos ofreciendo lo mejor de esta gran empresa.

Repito mis expresiones de agradecimiento a los padres de familia que se sacrifican mucho para que sus hijos e hijas puedan tener una educación católica. Agradezco también a las parroquias y comunidades religiosas que siguen patrocinando nuestras escuelas. Para los maestros, auxiliares, personal y administradores, les ofrezco mis sinceras gracias por su gran trabajo.

Que dios los bendiga a todos, con mis mejores deseos y oraciones.
Sinceramente de ustedes.

Patrick J. McGrath
Obispo de San José