Home Noticias en Español Los Discípulos de Jesús están Llamados a Dirigir sin Sermonear, dice el...

Los Discípulos de Jesús están Llamados a Dirigir sin Sermonear, dice el Papa

650

Por Junno Arocho Esteves

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – Como discípulos, los cristianos están llamados a imitar el corazón de Jesús y llevar a otros a él directamente, sin sermonear a ellos, dijo Francisco.

Miles se reunieron en la Basílica de San Pedro 25 de octubre para la Misa de clausura del Sínodo de los Obispos. La misa concluyó con tres semanas de intensa discusión y el debate sobre las respuestas pastorales a los desafíos que enfrentan las familias en el mundo moderno.

Al reflexionar sobre la lectura del Evangelio del día, que recordó el milagro del ciego Bartimeo,  un mendigo ciego de Jericó. El Papa Francisco dijo que Cristo no se contenta con dar a los pobres una limosna, sino que prefirió “Un encuentro personal con el ciego”.

Jesús, le pregunto al ciego que es lo que él quería. El respondió, que pueda ver. Una pregunta sin sentido, según el Papa, pero demuestra que Jesús “quiere escuchar nuestras necesidades” y “hablar con cada uno de nosotros en nuestra vida, en nuestra situación real.”

Cuando los discípulos de Jesús estuvieron al frente del ciego Bartimeo, utilizan dos expresiones: “Vamos, levántate, que te está llamando”. Dijo el Papa.
“Sus discípulos no hacen otra cosa que repetir las palabras de aliento y liberadoras de Jesús, llevando directamente al ciego ante Jesús, sin sermonear”, dijo. “Los Discípulos de Jesús están llamados a esto, incluso hoy en día, sobre todo hoy en día: llevar a la gente a la intimidad con la misericordia compasiva que salva.”

En los momentos de sufrimiento y el conflicto, dijo, la única respuesta es hacer que las palabras de Jesús “sean propias” y lo más importante, a “imitar su corazón.” Hoy en día. Dijo el Papa, “es un tiempo para la misericordia.”

Sin embargo, el Papa Francisco, también advirtió que el Evangelio muestra dos tentaciones que enfrentan aquellos que siguen a Jesús cuando se enfrentan a las personas que sufren. La primera es la tentación de caer en una “espiritualidad de la ilusión”, se muestra en la indiferencia de aquellos que ignoraron clamor de Bartimeo, “pasando como si nada estuviera pasando.”

“Si Bartimeo era ciego, ellos eran sordos: el problema no era su problema”, dijo el Papa. “Esto puede ser un peligro para nosotros: enfrentando los problemas constantes, es mejor seguir adelante, en lugar de dejar que nos sigan molestado.”

Esta “espiritualidad de la ilusión”, dijo, hace a uno capaz de desarrollar visiones del mundo sin aceptar “lo que el Señor pone delante de nuestros ojos.”
“Una fe que no sabe sino afianzarse en la vida de la gente sigue siendo árida y crea otros desiertos en lugar de los oasis”, dijo.

La segunda tentación, el Papa advirtió, es de caer en una “fe programada” en la que “todo el mundo debe respetar el ritmo y cada problema es una molestia.” El Papa dijo, que al igual que los que perdieron la paciencia con el ciego Bartimeo y le reprendieron por pedir misericordia a Jesús, se corre el riesgo de excluir “al que nos molesta o no es de nuestra condición”.

“Jesús, por el contrario, quiere incluir, sobre todo, a los que se mantienen al margen que claman a él”, dijo. “Ellos, como Bartimeo, tienen fe, porque la conciencia de la necesidad de la salvación es la mejor manera de encontrarse con Jesús”.

El Papa Francisco agradeció a los participantes sinodales por caminar juntos en un camino en busca de formas “, que el Evangelio indica para nuestro tiempo para que podamos proclamar el misterio de amor de la familia.”

“Nunca debe dejarse empañada por el pesimismo o el pecado, busquemos y contemplemos la gloria de Dios, que resplandece en los hombres y las mujeres”, dijo el Papa.