El Día de los Muertos, la Celebración de la Vida

El Día de los Muertos, la Celebración de la Vida

60
SHARE
El altar del “Dia de los Muertos,” armado por los niños de la parroquia de Cristo Rey.

Por Rosie Zepeda

El 2 de noviembre es el día oficial de “El Día de los Muertos,” que originó en México, expandiéndose a Centromérica a consecuencia que el reino Azteca era masivo. Este día es mucho más que pintarse la cara como calavera o una celebración cultural de moda, ya que es un día nacional de fiesta en México con raíces espirituales celebradas por miles de años.

Los eruditos han rastreado el origen de este festejo moderno a costumbres y vigilios indígenas. Se cuenta que tiene como origen en un festival Azteca dedicado a la diosa Mictecacíhuatl. Las celebraciones del “Día de los Muertos” en México se desarrollaron de tradiciones antiguas en las varias culturas precolombinas. Los rituales de celebrar las vidas de los ancestros han sido observados por estas civilizaciones entre 2,500-3,000 años.

El festival indígena que se desarrolló en lo que ahora modernamente es “El Día de los Muertos” siempre se celebraba en el noveno mes del calendario Azteca, que viene siendo el mes de agosto y cuya celebración duraba todo el mes. Las festividades eran dedicadas a la diosa conocida como “La Dama de la Muerte,” que hoy día es correspondiente a “La Calavera Catrina.” Este día feriado en México se ha expandido por todo el mundo y ha sido absorbido dentro de otras tradiciones profundas en honor a los muertitos. Se ha convertido en un símbolo nacional en México y como tal se instruye en las escuelas del país. Muchas familias hoy en día también celebran la observación tradicional católica del “Día de los Santos.”

Desafortunadamente, hay mucha confusión acerca del significado de este día, y sus rituales. Primeramente, este día más que nada, es cuando se celebra la belleza de la vida de los difuntos, ya que sería un insulto llorarles a los muertitos en su día. No. Por esta razón se les hace un bello y colorido altar en casa con sus fotos, sus cosas preferidas, se les escribe poemas, se les obsequian ofrendas y se les toca su música favorita. El significado del “Pan de Muerto” es parte de esa ofrenda a los ya fallecidos y compartido por sus familiares con un chocolate caliente, mientras relatan memorias, historias y chistes acerca del difunto.

Aquí en nuestra Diócesis se crearon muchos de estos bellos altares. Cada año la Catedral Basilica de San José, la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe y Nuestra Señora del Refugio honran las vidas de sus difuntos feligreses con sus elaborantes y bellos altares. Pero cuando realmente nos damos cuenta que estos rituales espirituales seguirán por otros mil años, es cuando los niños de nuestras parroquias son los que los forman y construyen (claro con la ayuda de los adultos). Éste es el caso del altar del “Día de los Muertos” en la parroquia de Cristo Rey.

Mientras los niños de nuestras parroquias sigan construyendo los altares, la celebración del “Día de los Muertos” continuará por mil años más.

El sábado, 2 de noviembre, miles de personas de muchas de nuestras parroquias visitaron el cementerio de Oak Hill, donde descansan sus parientes y familiares. Les limpiaron las tumbas, les trajeron flores de caléndula, comierón con ellos y hasta les contratarón mariachis o grupos norteños porque la celebración de la vida es realmente la celebración de la muerte.