El Departamento de Evangelización da la Bienvenida a dos Nuevos Directores

El Departamento de Evangelización da la Bienvenida a dos Nuevos Directores

188
SHARE
From left, outgoing Vicar for Evangelization, Father John Hurley, CSP, Marcus Cabrera, Joel de Loera and incoming Vicar for Evangelization, Father Gerardo Menchaca. Padre John Hurley, CSP, Marcus Cabrera, Joel de Loera y Padre Gerardo Menchaca.

Por Liz Sullivan

En el último mes, el Departamento de Evangelización de la Diócesis de San José ha recibido a dos nuevos directores.
Marcus Cabrera se encargará de la Oficina de Vida, Justicia y Paz, y Joel de Loera es el Director de Vida Familiar y Espiritualidad.

“Juntos el padre Gerardo Menchaca quien será mí sucesor y yo estamos encantados de haber conocido a Joel y Marcus a través del proceso de las entrevistas para estos puestos. “Dijo el padre John Hurley, CSP, Vicario para la Evangelización. “Después de una larga búsqueda, ambos traen un gran aliento de experiencia y pasión por su ministerio. Y, es obvio durante estas semanas de transición en el departamento, ellos serán grandes colaboradores para la diócesis”.

Cabrera, casado y con tres hijas, llega a San José después de servir en las Diócesis de San Diego y Orange como maestro y líder de jóvenes.
“Espero poder servir a la Iglesia en San José con la mayor atención, especialmente junto a nuestras comunidades parroquiales y escolares”. Dijo Cabrera. “Llevar el Evangelio a cada una de nuestras comunidades es una alegría y un deber que todos compartimos, y espero servir a cada persona que encuentro como el principal recurso para los asuntos de la Vida, la Justicia y la Paz”.

Para de Loera, el camino hacia la Diócesis de San José ha significado detenerse en Oklahoma y Texas. Casado con cinco hijos, de Loera tiene una Certificación de Ministerio Pastoral de la Universidad Newman en Wichita, Kansas y una Licenciatura en Estudios Teológicos, y una Maestría en Teología Pastoral, ambos de la Universidad de Saint Joseph en Standish, Maine.

“Estoy muy emocionado de estar aquí y espero poder servir a las hermosas familias y la comunidad de fe de esta diócesis”. Dijo De Loera. “Guiados por el Espíritu Santo, sostenidos por la oración mutua, alimentados por los Sacramentos y aferrados a la fe, la esperanza y la caridad, deseo que siempre caminemos juntos en nuestro peregrinaje hacia el Cielo”.

La fe y el servicio a la fe son muy importantes tanto para Cabrera como para de Loera.

“Dentro de los ministerios (en San Diego y Orange), fui testigo del amor y la preocupación de los padres y tutores por sus familias y comunidades”. Dijo Cabrera. “Mientras celebraba el éxito de muchos padres e hijos, también intervine en nombre de otros y me afligí por las muertes prematuras de sus hijos. En cada caso, conté con la gracia de Dios para ayudarme a alcanzar las vidas de cada persona para la sanación y la esperanza”.

Para de Loera, hubo un momento en su vida en el que su fe había caído.

“Durante mis años de juventud me alejé de la Iglesia y no quería tener nada que ver con Dios”. Dijo. “Después de mucha inquietud, varias experiencias dolorosas y una odisea espiritual conmovedora, finalmente regresé a casa. Dios es bueno y nunca nos abandona”.

Para obtener más información sobre la Oficina de Vida Familiar y Espiritualidad, visite www.dsj.org/evangelization/family-life.

Para la Oficina de Vida, Justicia y Paz, visite www.dsj.org/evangelization/social-ministries.