Bienvenida a la Escuela

Bienvenida a la Escuela

37
SHARE

Estimados Estudiantes, Maestros, Administradores Escolares y Padres de Familia,

Al comenzar un nuevo año escolar este mes, me da la oportunidad de darle la bienvenida a la escuela, agradecerle por su compromiso con la Educación Católica y compartir algunas de mis esperanzas para usted en los meses y años venideros.

Nuestras escuelas son orgullosamente Católicas. Su misma identidad se deriva de la misión confiada, primero a los Apóstoles y luego a toda la Iglesia: “Vayan al mundo a predicar la Buena Nueva.” Los envió, no como individuos, sino como una comunidad, cada uno miembro de la Iglesia, miembro de su propio cuerpo.

Esta noción de comunidad es esencial en lo que somos y lo que hacemos. Estamos unidos por conexiones que van más allá del aula, la escuela, la familia y la parroquia. Estamos unidos por el Señor mismo, por nuestra proclamación de la Palabra del Señor y nuestra celebración de los Sacramentos. Es por eso que nuestra celebración dominical de la Eucaristía es tan esencial para nuestra identidad como católicos. La Misa semanal nos da la oportunidad de celebrar los lazos de fe y vida cristiana que nos unen a una gran comunidad de creyentes, aquí y en todo el mundo.

Hemos dicho tantas veces que los padres de familia son los “primeros y mejores maestros” de sus hijos en todas las cosas, especialmente en la enseñanza de la fe. Por lo tanto, es importante que les proporcionemos herramientas que los ayuden a apreciar y ejercer esta responsabilidad tan importante. Los programas de Formación de Fe de la Parroquia y la Escuela guían a esto.

Mientras sus hijos están preparados para celebrar los sacramentos, la Sagrada Comunión, la Confirmación y la Penitencia, usted y sus familias también están invitados a renovar sus lazos con el Señor y la Iglesia. Los animo a ustedes y a toda su familia a aprovechar estas oportunidades para continuar aprendiendo y creciendo en su relación con el Señor Jesús.

Nuestros jóvenes tienen un profundo anhelo de pertenecer. Si no los guiamos a conocer el amor del Señor, su cuidado por ellos, buscarán en otros lugares. Las Escuelas Católicas están equipadas para trabajar en asociación con los padres de familia para llenar este anhelo.

A comienzos de este año, les agradezco, les animo y rezo para que los días, semanas y meses vengan llenos de aprendizaje que nos acerque a todos a Cristo, que es nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida.

Me gustaría aprovechar la oportunidad para dar la bienvenida a nuestra nueva Superintendente de Escuelas Católicas, Jennifer Beltramo. Estoy agradecido de que ella haya aceptado nuestra oferta de venir a San José, y espero trabajar con ella en los próximos meses.

Y, finalmente, doy la bienvenida al Obispo Oscar Cantú, nuestro Obispo Coadjutor. Aunque no llegará oficialmente hasta fines de septiembre, celebró la Misa a principios de este mes cuando marcamos el comienzo del año escolar con los maestros y administradores de todas nuestras escuelas. ¡Qué maravilloso comienzo del año nuevo escolar!

Que dios los bendiga a todos.

Con mis mejores deseos y bendiciones.

Sinceramente

Patrick J. McGrath
Obispo de San José