Despedida con Gratitud

Despedida con Gratitud

86
SHARE

Por Linda Cunha-Ricchio

La fecha de retiro se acerca muy pronto. Me siento llena de gratitud por los ocho años que he servido como Directora del Instituto de Liderazgo en Ministerial. Ha sido un honor y un privilegio servir en este ministerio de acompañamiento–acompañando y viendo la obra y plan de Dios en cada estudiante; siendo mentor a los que batallan, sea con el trabajo de clase o retos personales; celebrando nacimientos, compromisos, y lamentando la muerte de varios estudiantes y miembros de las familias; y celebrando éxitos, especialmente la graduación. Dios ha esatdo muy presente en estas relaciones!

Para mí, esto ha sido también un ministerio de colaboración–con párrocos, facultad, y colegas diocesanos. Formando lideres ministeriales requiere una esfuerza colaborativa. Valoro mucho esta colaboración. Con la facultad hemos trabajado juntos para llevar a cabo el trabajo del Instituto.

Estoy muy agradecida a mis colegas diocesanos quienes han sido colaboradores y una fuente de inspiración para mí. Todos, demasiados a nombrar, han dejado una huella en el corazón.

Desde el comienzo de mi ministerio, la meta era mantener la visión del Instituto buscando una manera de satisfacer las necesidades cambiantes de la Diócesis. Desde el 2002, el Plan Pastoral Diocesano identificó el liderazgo laico como un tema pastoral crítico y continua siendo importante a nuestra iglesia local. Anne Gryzc sirvió como Directora por 12 años. En 2010, empecé a servir y el Instituto continuó adaptándose y floreciendo.

Me pidieron incluir en esta reflexión algo de lo que estoy más orgullosa de haber logrado. Dos innovaciones importantes se pueden ver como nuevo comienzo y culminación del programa. El programa comienza con un proceso llamado “Encontrándome con Cristo”. Invita al estudiante entrar en una relación más profundo con Cristo por medio de su oración y practicas espirituales. Le da una base sobre la cual los estudiantes luego comienzan sus clases de teología y así a unir el corazón y la inteligencia.

El semestre final ayuda al estudiante a integrar el aprendizaje más autoevaluación, discernimiento con oración personal, y una reunión formal con el párroco para determinar su futuro ministerio y misión según las necesidades de la parroquia.

Durante los últimos ocho años, se han graduado más de 415 estudiantes en las clases de inglés y español. Más de 100 exalumnos y líderes de las parroquias asistieron cursos electivos como parte de su formación continua. Más de 120 personas han dado clases y han contribuido mucho al éxito del Instituto.

Me siento honrada por haber contribuido a la vida de la iglesia local. Voy a extrañar la comunidad del Instituto, alumnos y facultad. Ha sido una bendición para mi conocer y servir a tantas personas tan dedicadas y comprometidas. He aprendido mucho de tantos. ¿La vida después de ILM? El llamado al ministerio para servir al Señor fluye del Bautismo, no termina con un puesto particular. Claro que estaré involucrada en algún ministerio de la iglesia.

Empecé esta reflexión con gratitud y es apropiado que termino con ella. Me gustaría darles las gracias a muchas personas en especial al Señor Obispo McGrath por poner su confianza en mí y su apoyo al Instituto; a varios supervisores durante los años, al P. Brendan McGuire, al Monseñor Fran Cilia, y al P. John Hurley, CSP, por su apoyo y sabiduría.

Finalmente, quiero darle las gracias a mi esposo, Frank, quien me ha apoyado durante todos los años de ministerio. Ha habido ocasiones cuando a él le tocó ayudar como uno de los voluntarios. Después de esperarme tan pacientemente, ahora juntos empezamos un nuevo capítulo de la vida.

Por favor, les pido que se unan a mí para darle la bienvenida a la nueva directora, Irma Alarcon de Rangel. Juntos pedimos por el Instituto para que continúe siendo fructífero en su labor preparando trabajadores en la Viña del Señor.