Las Homilías Deben Ayudar a la Gente a Reflexionar, no a Dormir,...

Las Homilías Deben Ayudar a la Gente a Reflexionar, no a Dormir, Dice el Papa

115
SHARE
Papa Francisco da la homilia durante misa en la iglesia de Santa Gelasius en Roma el 25 de Febrero. (CNS photo/Paul Haring)

Por Carol Glatz
Servicio Católico de Noticias

CIUDAD DEL VATICANO – Los sacerdotes católicos deben pronunciar buenas homilías para que la “Buena Nueva” del Evangelio arraigue en los corazones de las personas y les ayuden a vivir vidas más santas, dijo el Papa Francisco.
Pero los fieles que asisten a Misa deben hacer su parte también, dijo el Papa en su audiencia general de la semana del 7 de febrero.

Los católicos necesitan leer la Biblia con más regularidad para que puedan comprender mejor las lecturas de la Misa, y deben ser pacientes con el homilista, especialmente si el sermón es aburrido, o sin rumbo, difícil de entender, dijo el Papa Francisco.

“Cuántas veces vemos a algunas personas dormidas, charlando o saliendo a fumar un cigarrillo durante la homilía,” preguntó el Papa a los asistentes a la audiencia en la sala de audiencias de Paul VI.

Una homilía debe prepararse bien con oración y estudio, y debe ser entregada clara y brevemente: “no debe durar más de 10 minutos, por favor,” dijo el Papa.

Continuando con su serie de conferencias de la audiencia sobre la Misa, el Papa Francisco habló sobre la proclamación del Evangelio y la homilía.

Quien da la homilía debe reconocer que no se trata de sí mismo, sino que está “dando voz a Jesús, está predicando la palabra de Jesús.” Dijo el Papa.

La homilía no es una conferencia, una lección, una catequesis o simplemente una pequeña charla, dijo; es el ministro que continúa un diálogo que el Señor ya ha establecido con su pueblo para que su palabra se convierta en parte de sus vidas.

“La Palabra del Señor termina su viaje encarnándose en nosotros, traduciéndose a la acción, como sucedió en (las vidas de) María y los santos,” dijo el Papa Francisco.

Así como el predicador debe intentar ofrecer “un verdadero servicio” a todos los reunidos para la misa, el Papa dijo que las personas en las bancas deben hacer su parte, sobre todo prestando atención y escuchando con una actitud apropiada, libre de “ pretensiones subjetivas “y prejuicios,” sabiendo que cada predicador tiene virtudes y limitaciones.”

La Palabra del Señor, ya sea en las lecturas de la Misa o en la homilía, tiene la intención de “entrar por los oídos, llegar al corazón y llegar a las manos haciendo buenas obras,” dijo el Papa.

Para transmitir su mensaje, “Cristo también necesita las palabras del sacerdote que da la homilía después de la lectura del Evangelio,” dijo él.

Un pasaje del Evangelio se lee en la Misa no solo para contarle a la gente sobre los acontecimientos del pasado, dijo el Papa. “Escuchamos el Evangelio para tomar conciencia de lo que hizo y dijo Jesús una vez” para reflexionar sobre cómo lo está diciendo de nuevo a todos hoy.

Como dijo San Agustín, el Papa comentó: “la boca de Cristo es el Evangelio” y, aunque reine en el cielo, nunca deja de hablar con los que están en la tierra.

Cristo debe estar siempre en el centro de todo durante la Misa, dijo el Papa, pero la gente también debe responder a Cristo de alguna manera en sus vidas.

“Por lo tanto, si escuchamos la “Buena Nueva,” nos convertiremos y transformaremos y, en consecuencia, podremos cambiarnos a nosotros mismos y al mundo,” dijo el Papa Francisco.