Feliz Navidad

Feliz Navidad

152
SHARE

Diciembre de 2017

Queridos hermanos y hermanas,

Durante el Adviento, celebramos la venida del Señor en la historia humana – anticipando su venida al final de los tiempos, mientras reflexionamos sobre su Nacimiento hace mucho tiempo. A medida que nos acercamos a la Navidad, seguimos observando que, mientras miramos, los acontecimientos de Belén hace mucho tiempo, no podemos pasar por alto las muchas maneras en que Dios está presente hoy en nuestro mundo y en nuestras vidas.

Cuando la palabra se hizo carne, cuando Dios llegó a ser humano en la persona de Jesús, comenzó una gran reconciliación. En Jesús, la humanidad fue una vez más capaz de acercarse a Dios, así como Dios siempre ha estado con su pueblo. De hecho, Jesús se llamaba Emmanuel, porque en él “Dios está con nosotros.”

En Navidad, celebramos no sólo un nacimiento Santo, sino todo lo que este nacimiento hizo posible. De hecho, Dios, convirtiéndose en uno de nosotros ha abierto el camino para que toda la humanidad sea una con Dios. Es por eso que seguimos celebrando, para relatar los detalles, para escuchar a María y a José en el pesebre, los pastores y el canto de los Ángeles: “¡Gloria a Dios en lo más alto del cielo y en la tierra, gracia y paz a la gente de buena voluntad!”

En Jesús, Dios tiene un rostro humano; en Jesús, Dios conocía el sufrimiento y la muerte; en Jesús, Dios está atado para siempre a todos los que sufren de cualquier manera.

A medida que el 2017 se acerca a su final, nos encomendamos nosotros y a todos los pueblos al Señor, sabiendo que, Él, está particularmente cerca de aquellos que continúan buscando refugio de Herodes en el siglo XXI. Las migraciones masivas causadas por la persecución, la guerra civil y el terrorismo nos desafían a ser la “luz y salvación” del Señor para aquellos que han perdido la esperanza.

Que nuestra celebración anual del nacimiento del Señor te renueve en el amor de Dios y que tú, tu familia y tus seres queridos caminen siempre a la luz del Señor.
Dios les bendiga a todos.

Con mis mejores deseos y bendiciones,

Sinceramente,

Patrick J. McGrath
Obispo de San José