Un Mensage del Obispo Patrick McGrath

Un Mensage del Obispo Patrick McGrath

158
SHARE

Queridos Hermanos y Hermanas,

La celebración anual de la semana de las Escuelas Católicas me da la oportunidad de escribirles a ustedes sobre el tesoro de nuestras Escuelas Católicas en la Diócesis de San José.

Nuestras escuelas enseñan, como nos dice el tema de este año, los caminos de paz y justicia, que están inextricablemente ligados. No puede haber paz sin justicia y sólo a través de la justicia podemos captar activamente la paz que Jesús prometió.

Nuestras escuelas enseñan los Evangelios. Son centros de esperanza, de promesa y de desafío.

Me lleno de esperanza cuando miro a los ojos de un niño de kinder, un estudiante de secundaria o un estudiante de preparatoria. En cada uno puedo sentir la maravilla de la creación, del universo, vivida a su única manera. Cada uno es un signo viviente de la bondad de Dios, de una presencia permanente que imparte vida, de un futuro aún por soñar.

Nuestras escuelas católicas despliegan la promesa del Señor: “Estaré siempre con ustedes”. En nuestras escuelas, los estudiantes aprenden de un amor que perdura y se les enseña cómo ser ese amor el uno para con el otro. Sin embargo, lograr esto no está exento de desafíos, porque en nuestro tiempo el don de la educación católica sigue estando fuera del alcance de muchas familias que la desean para sus hijos. Buscamos hacer que nuestras escuelas sean asequibles, de modo que ninguna familia sea rechazada por razones financieras.

Damos gracias a todos los que se dedican a la Educación Católica en nuestra Diócesis. Maestros, administradores, equipo de personal, padres y feligreses. Sus sacrificios diarios colocan a nuestros niños y jóvenes en el centro de todo lo que hacemos. En esto, ustedes colocan al Señor Jesús en el centro de sus vidas, para que, ya sea en el mundo académico, en el deporte y en todas las demás actividades, lleguen a conocerlo, amarlo y caminar con Él cada día de su vida. Dios los bendiga a todos.

Con mis mejores deseos y bendiciones.

Sinceramente

Patrick J. McGrath
Obispo de San José