Reflexión

Reflexión

146
SHARE

Aunque ya estamos a mitad del mes de enero es bueno ponernos en manos de Dios en este año 2017 con la siguiente reflexión.

Da la vuelta a otra hoja del libro de la vida.
¿Qué nos depara el año que empieza?
Lo que Tú quieras, Señor. Pero te pido:
Fe y disponibilidad para mirarte en todo.
Esperanza siempre en Ti para no desfallecer.
Caridad perfecta en todo lo que haga, piense y quiera.
Dame paciencia y humildad en las tareas de la vida.
Dame desprendimiento, y un olvido total de mí mismo(a).
Dame, Señor, lo que Tú sabes que me conviene y no sé pedir.
Que pueda yo amarte cada vez más, y hacerte amar de los que me rodean.
Que sea yo grande en lo pequeño para que Tu crezcas en mí.
Que siempre tenga el corazón alerta, el oído atento, las manos y la mente activa, y el pie dispuesto para seguirte sirviendo a mis hermanos y hermanas.
Derrama, Señor, tus gracias sobre todas las personas que quiero.
Deseo que este año 2017, Señor, se haga también tu voluntad amén.
¡Feliz Año a todas las personas
que luchan por un mundo más justo y humano!

(La siguiente reflexión fue tomada del periódico diocesano el “Semanario de la Arquidiócesis de Guadalajara, Jalisco México.”)
Adaptada por Lupita Vital C., Directora del Apostolado Hispano, Vital@dsj.org.