“El Verbo se Hizo Carne y Habitó Entre Nosotros”

“El Verbo se Hizo Carne y Habitó Entre Nosotros”

207
SHARE

Por Lupita Vital
Directora del Apostolado Hispano Vital@dsj.org

En diciembre celebramos dos grandes fiestas de la Virgen María, que son la Inmaculada Concepción de María y cuatro días después celebramos con gran fervor la Virgen de Guadalupe Patrona de las Américas. No cabe duda es María la portadora del Adviento.

¿Cómo podemos aumentar nuestra espiritualidad Mariana? ¿Qué podemos imitar de María que nos ayude a llegar a Jesús? ¿Cómo nos enseña María a practicar la justicia en nuestra comunidad, familia y sociedad?

María fue una persona que supo encarnar al Hijo de Dios dándole la vida y siendo fiel discípula  hasta la cruz, por lo tanto debemos de reflexionar a fondo en la forma en que Ella respondió al ángel en la Anunciación (Lucas 1:26-38). María amó hacer la voluntad de Dios durante toda su vida y en esta ocasión brotó como fuente de agua cristalina el amor interno en el “Sí” y se hizo externo para alegría de todos nosotros.

¿Cómo es tu relación personal con Dios? ¿Puedes dar un si externo a lo que Dios te pide cada día de tu vida?

María supo esperar y a la misma vez estaba presente en la hora de Dios, viviendo el tiempo presente de su tiempo. No fue una mujer pasiva sino todo lo contrario, hace realidad su experiencia de Dios en su jornada de fe. Lo demuestra acompañando a Jesús desde el momento de su concepción hasta el pie de la cruz.

¿Cómo es mi relación con la Virgen maría? ¿De qué forma veo y utilizo el tiempo? ¿Cuándo me detengo para apreciar la creación que me rodea? ¿Qué debo transformar en este tiempo de Adviento para mejorar mi vida?

María mujer de esperanza y gozo nos enseña la forma de ver continuamente la providencia de Dios en los sucesos de la vida cotidiana. Ella nos invita a descubrir dentro de nosotros mismos la apertura a los planes de Dios en la vida de cada uno de nosotros.

¿Dónde ve usted la providencia de Dios en su vida? ¿Cree usted que todo lo puede y que Dios es solamente para los momentos difíciles en la vida?

Deseo que continuemos girando nuestro corazón hacia María que nos lleva a su Hijo Jesús. Seamos personas de esperanza en este tiempo de crisis, de miedo y  de violencia. Confiemos proclamando con alegría. “Ven Señor Jesús.”

Oración de Navidad

María, madre del amor,
quédate con nosotros
mientras esperamos
a tú Hijo amado.
Enseñamos la paciencia de tu amor.
De esta manera caminaremos contigo
hacia la Navidad que ya llega.
Amén.