Regresa al Área de la Bahía el Obispo Carlos A. Sevilla, S.J.

Regresa al Área de la Bahía el Obispo Carlos A. Sevilla, S.J.

392
SHARE

Por Liz Sullivan

Después de más de 19 años de ausencia, el Obispo Carlos A. Sevilla, S.J., ha regresado al área de la Bahía y continúa su ministerio en la diócesis de San José.

El Obispo Sevilla, Jesuita, de 81 años, es el Obispo emérito de Yakima, WA. A finales de este verano, el Obispo Sevilla se mudo de Yakima donde había sido Obispo durante 14 años y Obispo emérito durante cinco años y se trasladó a la casa de los jesuitas en la Escuela Preparatoria en el Colegio Bellarmine. El Obispo Sevilla acude varios días de la semana a las oficinas diocesanas apoyando a su amigo el Obispo Patrick J. McGrath.

“Estoy encantado de tenerlo de vuelta en el área de la Bahía,” dijo el Obispo McGrath. “Es un gran privilegio tenerlo aquí para ayudarme, especialmente con la comunidad hispana.”

El Obispo McGrath y el Obispo Sevilla se reunieron por primera vez en 1988 cuando el Papa Juan Pablo II nombró a ambos Obispos Auxiliares en la Arquidiócesis de San Francisco. Ellos se ordenaron juntos en 1989 y desde entonces sigue su amistad. En la primavera del 2015 el Obispo Sevilla pasó dos semanas en la Diócesis de San José asistiendo al Obispo McGrath con ceremonias de Confirmación.

“Es bueno vivir en una comunidad jesuita y estar cerca de casa,” dijo Sevilla. El es oriundo de San Francisco, tiene una Maestría en Teología de la Universidad de Santa Clara junto con una Maestría en Filosofía de la Universidad Gonzaga Spokane, WA. “Estoy muy contento de estar aquí y de ayudar al Obispo McGrath. Estoy muy agradecido por su amistad.”

El Obispo Sevilla ingresó en el Noviciado de los jesuitas en Los Gatos en agosto de 1953 después de graduarse de la Escuela Secundaria San Ignacio en San Francisco. El 3 de junio de 1966, el Obispo Sevilla fue ordenado sacerdote jesuita.

“Siempre quise ser jesuita,” dijo el Obispo Sevilla. -No estaba seguro de querer ser sacerdote. Pensé que me daría una oportunidad. Hay una verdadera sensación de ser parte de servir a Dios y servir a la Iglesia.”

Además de su trabajo con la Diócesis de San José, el Obispo Sevilla es muy activo como Director Espiritual, dando retiros y conferencias, así como Asesor Episcopal para el Movimiento Nacional de Cursillos. Según su página web. “El Cursillo en el cristianismo es un movimiento que, por su propio método, intenta desde dentro de la Iglesia, dar vida a las verdades cristianas esenciales en la singularidad, la originalidad y la creatividad de la persona.”

Desde el 2004, el Obispo Sevilla ha sido miembro del Subcomité de Culto de los Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB por sus siglas en inglés) en español. El Obispo de Sevilla no tiene planes de frenar. “He tenido una vida bendecida,” dijo.

“Ciertamente ha tenido sus desafíos. Creo que aquí es donde Dios quiere que yo sea.”