El Obispo McGrath Comparte Recuerdos Personales de la Madre Teresa de Calcuta,...

El Obispo McGrath Comparte Recuerdos Personales de la Madre Teresa de Calcuta, Ahora “Santa Teresa de Calcuta”

329
SHARE
Blessed Teresa of Kolkata is pictured in 1992. (CNS photo/Michael Collopy) See MOTHER-TERESA-EVENTS Aug. 5, 2016.

Por Liz Sullivan

Sus caminos se cruzaron por primera vez en Roma a mediados de la década de 1970, cuando era un joven sacerdote estudiando Derecho Canónico en la Universidad Pontificia Lateranense y ella estaba llevando a su fin a – las Misioneras de la Caridad, con sede en Calcuta, India.

La relación, y la admiración, fueron durante 20 años hasta que ella fue llamada a la Casa del Señor  en 1997.

En sus declaraciones recientes el Obispo Patrick J. McGrath, sobre su conexión con ahora la Santa Teresa de Calcuta, que fue canonizado el 4 de septiembre en Roma, es fácil ver la relación del Obispo de San José que todavía tiene para la mujer que llamó una “figura de abuela.”

“Sus charlas fueron siempre muy sencillas.” “Siempre se trataban de los pobres. Ella se consumió en su misión sobre el cuidado de los que no tenían a nadie para cuidar de ellos Dijo el obispo.”

El Obispo McGrath, también dijo, que cuando estaba estudiando en Roma se ofreció como voluntario con la Congregación de Obispos y un compañero de clase Padres Al Callahan, se ofreció con la Congregación de las Religiosas. Callahan presento el Obispo a la Madre Teresa, y como ella era conocida famosa.
Después de graduarse de su Doctorado en Derecho Canónico en 1977, el Obispo volvió a casa a la Arquidiócesis de San Francisco y su camino se cruzó muchas más veces con Santa Teresa, como Obispo llevo a cabo su ministerio como Vicario Judicial y, finalmente, como Obispo Auxiliar de San Francisco. Con el tiempo el Obispo McGrath fue asignado a la Diócesis de San Jose en el Condado de Santa Clara. El se reunió con la madre Teresa unas cuantas veces más, por lo general en Roma.

El llegó a San José como coadjutor del Obispo Pierre DuMaine en 1998 y se convirtió en obispo en noviembre de 1999. “Ella siempre me hizo sonreír.” “Ella siempre parecía tener algún nuevo proyecto en el que estaba trabajando. No se podía decir que no a ella cuando se trataba de los pobres.” Dijo el Obispo Patrick.
El obispo dijo que estaba muy contento de ver a esta mujer que dio todo lo que tenía para el cuidado de los pobres y que ahora sea santa, pero a ella ya era santa en vida.

“Siempre supe que era una santa.” Dijo el Obispo, con una sonrisa de respeto. “Yo sabía que, al igual que el Papa San Juan Pablo II. Ella estaba en la presencia de Dios. Ella irradiaba espiritualidad. Estoy muy contento y satisfecho porque tocó mi vida.”