Convocando a una Misa la Diócesis de San José Marca el Comienzo...

Convocando a una Misa la Diócesis de San José Marca el Comienzo del Nuevo Año Escolar

407
SHARE

Por Liz Sullivan

Es una tradición anual en la Diócesis de San José el celebrar esta Misa, y este año cayó en la Fiesta de la Asunción de María.

El 15 de agosto, en la Misión de Santa Clara en el campo de la Universidad de Santa Clara, la Diócesis celebró la misa convocatoria del Departamento de Educación. Este es el octavo año consecutivo que se ha celebrado la Misa en la Misión, tradicionalmente marcando el comienzo del inicio de clases.
La Misa de este año contó con la presencia de Kevin Baxter, Director General y Superintendente de Escuelas de la Arquidiócesis de Los Ángeles, quien se dirigió a los presentes con un discurso. El Obispo Patrick J. McGrath celebró la Misa ante los maestros, directores y personal de las 28 escuelas primarias de la diócesis.

“Gracias por decir ‘sí’ a la educación católica,” dijo la Superintendente Kathy Almazol de la Diócesis de San José, dando la bienvenida a todos los presentes.

Durante su conferencia, Baxter se centró en el libro “Good to Great” por Jim Collins, el cual se le pidió a cada maestro y director de la Diócesis leerlo durante el verano.

“ ‘Bueno’ es el enemigo de ‘grande,’ ” dijo Baxter, citando el libro. “La historia de las escuelas católicas es tremenda. Es bueno puede ser peligroso, porque a veces somos desafiados para no ser “grandes.” La grandeza no es un punto final, sino contínuo y dinámico. El siguiente paso es el más difícil, ya que se convierte en la base de lo que se compara. En la educación debe uno esforzarse contínuamente para hacer grandes cosas.”

Baxter añadió, citando una vez más el libro. “Los buenos líderes miran por la ventana para ver a sus éxitos y en el espejo para ver a sus fracasos. Al mirar por la ventana, están agradeciendo a todos los que les han apoyado a lo largo del camino.”

Por último, Baxter ofreció unas palabras de aliento a los educadores que se embarcan en el nuevo año escolar.

“Todos somos personas de fe, y Dios nunca duda de  lo que estamos haciendo,” dijo Baxter. “Él sabe que estamos en el lugar correcto. Recuerden, que se trata de las relaciones, y siempre se trata de los niños.”

Durante su homilía, el Obispo McGrath recordó a los educadores de sus papeles.

“Todos ustedes me han oído decir mil veces, pero vale la pena repetir una vez más.” Dijo el Obispo. “En su papel privilegiado como educador, se le ha confiado lo que es más valioso para nuestra comunidad, la vida de nuestros hijos. Recuerde, esto cuando las cosas se ponen difíciles, y sí pasará. Pero recuerde, también que, debido a sus posiciónes privilegiadas, comparten con los padres de familia es el modelo del adulto en que se convertirá en cada uno de estos jóvenes un día.”