¿Qué papel representan los acólitos(as) en la Liturgia? …

¿Qué papel representan los acólitos(as) en la Liturgia? …

201
SHARE

“Marta, Marta, muchas cosas te preocupan y te inquietan, siendo así que una sola es necesaria”. (Lucas 10, 41-42).

Encontré un artículo muy interesante en la revista de Actualidad Litúrgica, Buena Prensa que se refiere al papel de los acólitos(as) antes, durante y después de la celebración de la Eucaristía. Este artículo saldrá en tres partes en el periódico diocesano. Dando así, la oportunidad para que los encargados de este ministerio puedan estudiarlo, reflexionarlo y luego poner en práctica en sus grupos las enseñanzas que el autor Alberto Garcia nos proporciona sobre la espiritualidad de los acólitos(as) de sus respectivas parroquias.  Este ministerio no es solo llevar el cáliz, la patena y sostener el libro al sacerdote cuando hace las oraciones. ¡Va mucho más que eso! Lo acólitos(as)  preparan la casa, que todo esté en su momento listo y acomodado, tal como Marta lo hizo en Betania para que se diera el encuentro de Jesús con Maria.

PARTE 1 Espiritualidad del Acólito(a).
La espiritualidad de los que ejercen este ministerio es diferente al pueblo que participa desde las bancas de la iglesia. Ellos son María, que escuchan, que oran, que interceden, que se unen a la oración de Cristo. La espiritualidad del acólito(a) es como Marta, es la de dirigir hacia el hacer orando. Buscando siempre aquella cosa que es necesaria, no solo para los acólitos(as), sino también para los demás, aspecto que muchas veces se olvida y que bien podemos imitar de Santa Marta. No es la escucha contemplativa nuestra labor, es más bien, un hacer contemplando, un orar con cada acción, entendiendo su significado, haciéndolo posible y visible a los demás, todo llevado con un sentido de servicio que bien puede tener el reflejo de Jesús cuando lava los pies a sus discípulos. Los acólitos(as), sirven a Jesús en la persona del sacerdote, y también a él en su presencia real. Los que ejercen este ministerio:

• Preparan el altar como en un nuevo Jueves Santo, cuando los apóstoles fueron a buscar el lugar para celebrar la Pascua.

• Recogen el Cuerpo recién descendido de la Cruz, como José Nicodemo, en el Calvario del altar donde ha sido entregado por amor a la humanidad, cuando se recoge el corporal y purifican los cálices y las patenas.

• Si en ello no se ve una acción litúrgica, con fe, se está haciendo un acto funcional. Es entonces que se cae en la queja de Marta. “Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para atender? Dile que me ayude.” (Lucas 10:40).
En la siguiente edición veremos la vocación del acólito(a). Este pendiente.

Adaptado por Lupita Vital
Directora del Apostolado Hispano | vital@dsj.org