Septiembre mes de comenzar la catequesis en sus parroquias…

Septiembre mes de comenzar la catequesis en sus parroquias…

197
SHARE

VITAL-Lupita-webPor Lupita Vital
Directora del Apostolado Hispano
vital@dsj.org

Imagínate a los primeros cristianos preparando sus sesiones para los nuevos convertidos. ¿Qué les decían? ¿Qué les enseñaban? ¿De quién les hablaban? Como catequista debemos saber que les iniciaban en su fe cristiana, los preparaban para vivir en comunidad y por supuesto lo principal, les platicaban con entusiasmo de Cristo y la relación personal que con El tenían.

Estamos dando comienzo a nuestras sesiones de catequesis y debemos de tener en cuenta que poner nuestros dones al servicio de los niños(as), jóvenes y jóvenes adultos y adultos, implica que seamos organizados y apliquemos algunas normas que calmaran la ansiedad e incertidumbre en el grupo.

Nuestra labor es la de crear un ambiente agradable para lograr un excelente aprendizaje en la fe y crecimiento en la comunidad. Nuestra meta debe ser que estas personas conozcan el gran amor que Dios nos tiene al darnos a Jesús que nos acompañará por medio de los Sacramentos a lo largo de nuestras vidas. Nuestras sesiones de catequesis deben ser ciento por ciento centradas en Cristo.

Como catequista se supone que debemos de preparar normas o guías para que el grupo crezca en sabiduría y gracia al estilo de Jesús. Se sugiere que guiados por el Director(a) de catequesis y colaborando junto a sus demás compañeros catequistas, llevan a cabo esa labor tan sublime que se les ha encomendado. ¡Enseñar y ser testigos de la gran Misericordia de Dios en la vida de las familias!

Sugerencias prácticas:
Haz que los catequizandos se sientan seguros y bienvenidos en el grupo, invítalos a que ellos/ellas mismos hagan sus reglas y participen en las decisiones para bien de todo el grupo.

Haz tu sesión de catequesis interesante, no la hagas como un salón de clase, los niños(a) están en esa rutina todos los días, y lo que menos quieren es continuar con ella en la catequesis. ¡Ayúdalos a participar enamóralos de Jesús!
La comunicación con tus catequizandos es muy importante, llévala a cabo por medio de; saber su nombre y el de sus padres, envíales una tarjeta en su cumpleaños o si están enfermos. Conocer su realidad cultural será de gran ayuda para ti.
Se firme desde el primer día, si preparas bien tu sesión de catequesis no tendrás desagradables sorpresas cuando estés con tu grupo.

Se creativo(a), no hay nada más triste que un/una catequista aburrido, mal preparado, e ignorante de lo que se supone va a enseñar. O sea, tú debes de tener una relación muy íntima con Cristo Jesús. Acuérdate que: “El fin definitivo de la catequesis es poner a uno no sólo en contacto sino en comunión, en intimidad con Jesucristo.” CT # 5 DGC # 80 DNC # 19
Planea y se consiente, que son varios meses los que estarás envuelto(a) muy de cerca con tu grupo. Te aconsejo que desde ahora veas qué contiene el Año Litúrgico de septiembre a mayo para que no te encuentres sin saber qué hacer en cada fiesta que este celebra.

En el mes de septiembre, debemos de ser conscientes y muy claros que hemos escogido conocer, enseñar, y hablar de Cristo. Por lo tanto preparémonos para tener una relación íntima con Cristo. Recordemos que es como cualquier relación humana, que necesita atención y nuestra parte es esencial.

Hay que mantener una relación saludable y alimentarla diariamente con nuestra oración y si es posible asistir a la Eucaristía cuando se pueda durante la semana como parte de la vida espiritual del catequista. La semilla que ha sido plantada en nosotros está preparada para su crecimiento, ahora o nunca se valiente y hagámosle espacio a Dios. No olvidemos que en todo lo que hagamos con los catequizandos lo hacemos en nombre de JESUS.