“No se Puede vivir con estrés, aunque sea por motivos apostólicos”.

“No se Puede vivir con estrés, aunque sea por motivos apostólicos”.

505
SHARE

VITAL-Lupita-webPor Lupita Vital
Directora del Apostolado Hispano
vital@dsj.org

En mis vacaciones pasadas, tuve la oportunidad de descansar y leer un poco más de lo acostumbrado. Aparte de visitar a la familia y los amigos disfrute del campo y la ciudad de sus costumbres y tradiciones. Una de esas costumbres que observe es que todavía algunas personas toman tiempo para descansar, leer y orar. En ese tiempo de descanso, que por cierto se fue muy rápido encontré este artículo del Arzobispo Primado de México, Cardenal Norberto Rivera Carrera. Con gusto pensé en todos ustedes y me dije de seguro les será de gran ayuda  los consejos que daba a sus oyentes.
El invitaba a sus fieles a buscar momentos de silencio y oración para encontrarse verdaderamente con Cristo y descansar un poco de todas nuestras tensiones, pues Jesús sabe que no se puede vivir siempre con estrés, aunque sea por motivos apostólicos y altruistas. Hizo esta recomendación al reflexionar en las lecturas del Evangelio donde Jesús recibe a sus discípulos cuando regresan de dos en dos después de evangelizar a los pueblos cercanos.  La Actitud tan humana de Jesús se revela en un pequeño detalle que el evangelio nos trasmite.
Tras el esfuerzo de los discípulos en su gira pastoral, Jesús no se contenta con decirles que han cumplido bien con su deber, sino que les invita a un lugar solitario, para que descansen un poco. Y se fueron a un lugar tranquilo y apartado. Jesús aprovechó para tener un trato más familiar y cercano con sus discípulos. El Cardenal aseguró a los fieles que esa misma invitación la sigue repitiendo Jesús a través de los siglos a todos sus seguidores, y nos dice. ‘Vengan a Mí todos los que están cansados y agobiados por las cargas, que Yo los aliviaré’.
Concluyó el Cardenal diciendo. “Los momentos de silencio y oración, la lectura meditada de la Palabra de Dios, la visita al sagrario, la Eucaristía dominical, un Retiro Espiritual de vez en cuando, son oportunidades que necesitamos, como oxígeno, para encontrarnos realmente con Jesús y descansar un poco de todas nuestras tensiones”.
Como discípulos(as) del Señor, ¿Cuál de estas recomendaciones hemos hecho este verano para descansar de nuestro estrés y tensiones pastorales y familiares? Y si no lo han hecho aún es tiempo.